Tatra [El coche diferente]

by 9:36 0 comentarios

Ahora todos los coches son iguales, al menos en concepto, pero hubo un tiempo en el que fabricantes como Tatra demostraron que otros caminos eran posibles.


Voy a inicar una serie de noticias dedicadas al mundo del automóvil, algo que me fascina.

Hoy hablaré de una marca a la vez, mítica y desconocida, con una importancia histórica enorme: Tatra.

Tatra T-603 Tatraplan
Espectacular imagen de la esencia Tatra
Se trata de una marca de automóviles de origen Checo que existe desde mediados del siglo XIX, aunque en los primeros tiempos se dedicase a fabricar carrozas y otros productos. Se dice que es una de las marcas más antiguas del mundo, pero hoy no voy a hablar de los primeros tiempos, famosos por la calidad de los automóviles Tatra, sino de la importancia que adquirió el "concepto Tatra" en los años previos a la II Guerra Mundial debido a las ideas del genial Hans Ledwinka. Este ingeniero había sido compañero de Porsche en Austro Daimler (como veremos posteriormente este detalle tiene su importancia). Como consecuencia de la desaparición de esta marca, estos compañeros siguieron caminos distintos, Porsche seguiría trabajando para la casa madre, incorporándose a Daimler Benz, donde diseñaría los famosísimos Mercedes SS.

Como iba diciendo, Hans Ledwinka pasa a trabajar para TATRA en el año 1921. Ya había prestado servicios para esta marca a principios de siglo. En su regreso comenzó a realizar automóviles muy modernos y bien construidos para su época. Pronto se hizo director técnico de Tatra y dirigió sus esfuerzos al diseño de su particular sueño, el coche del pueblo (¿os suena?) Así, presento el Tatra T-11:

Tatra T-11

Si habéis estado en Praga recordaréis que es un coche muy utilizado para dar paseos a los turistas.

A continuación dirigió sus pasos hacia una de las obsesiones de su época, la aerodinámica. En muchas enciclopedias del automóvil, veréis como se atribuye al Chrysler Airflow el privilegio de ser el primer automóvil aerodinámico producido en serie, pero esto no es cierto, puesto que un año antes, en 1933, Tatra inició la producción de los Tatra con motor trasero y refrigeración por aire, según los principios aerodinámicos del ingeniero húngaro Jaray. Al colocar el motor en posición trasera, se podía fácilmente reducir la superficie frontal, con los beneficios aerodinámicos que ello conllevaba. Además, el motor trasero producía menor rumorosidad en el habitáculo, algo muy adecuado a unos modelos lujosos y reducía costes de fabricación. En contra, esta disposición mecánica dificultaba el reparto de pesos, algo que saben bien todos aquellos conductores veteranos que se iniciaran con vehículos de los 50, 60 ó 70, llamados "todo atrás" y que inundaron las carreteras europeas en aquellos tiempos.

Este modelo fue sustituido por el T 87, similar, pero más potente y lujoso. Hemos de tener en cuenta que, a diferencia de los modelos de postguerra antes citados, los Tatra eran modelos lujosos con motores de 8V y altas cilindradas, colocados por detrás del eje posterior y refrigerados por aire. Creo que hasta la aparición del Chevrolet Corvair, nadie había hecho nada parecido.

Tatra T-87

Tatra T-87

Y llegamos a una parte muy curiosa de la historia con la aparición del Tatra T 97 v570, se trataba de un vehículo construido con los mismos planteamientos que sus hermanos mayores T77, T87 y T97, pero pequeño. Este coche tenía un gran potencial de desarrollo y crecimiento, ¿cómo lo sé?, sencillo. En aquellos momentos en la Alemania de Hitler, se estaba poniendo en marcha un proceso mediante el cual se pretendía iniciar la construcción de un automóvil utilitario pero capaz de trasladar a toda la familia. Debía ser barato, fiable, fácil de construir… bueno, esta historia os la sabéis: se realizó un concurso para el que se presentaron varios diseños y… ¿quién ganó?, pues ganó un diseño de Porsche (que ya no trabajaba en Daimler y dirigía un estudio de ingeniería) del que, en principio, se encargó la producción a Mercedes, pero que no pudo llevarlo a cabo, por lo que se decidió construir una fábrica específica para su producción, la cual fue testimonial hasta la guerra, aunque al finalizar la misma, aún con la opinión en contra de muchas insignes mentes, se decidió su fabricación. Estoy hablando del famoso escarabajo y el origen de Volkswagen.

Aquí podéis comparar:

VW escarabajo y Tatra T-97
A la izquierda el escarabajo, a la derecha el Tatra T-97
VW escarabajo y Tatra T-97
¿Cual es cual?


Lo cierto es que Porsche, creador del diseño del escarabajo, evidentemente lo plagió, pero no sólo en la idea básica, estoy hablando de "casi" calcar el dibujo original. Lo que pasó es que Checoslovaquia fue ocupada en 1938 y se prohibió la construcción del Tatra T 57.

Tras la ocupación soviética, Tatra se dedicó a la fabricación de camiones y de coches de lujo, en la línea de los T 87, pero con un diseño nuevo, el Tatra T-603 Tatraplan, que motorizaría a las élites checoslovacas y de otros países comunistas.

Tatra T-603 Tatraplan
Fue el coche de las élites de los países del este

Dicen que no hay nada parecido a conducir un Tatra, no hay un coche igual en el mundo. El último coche fue el Tatra T-613 y un testimonial Tatra T-700.

Es una lástima que las marcas que fabricaban coches diferentes hayan desaparecido o se hayan reconvertido en lo mismo que su competencia y fabriquen productos normalizados para uniformar nuestras carreteras de los mismos conceptos.

Ser diferente, en el mundo del automóvil, es imposible

Capitán Rábano

Autor

Y sigo probando.

0 comentarios:

Publicar un comentario