Vivo en un país que... [es absurdo y real]

by 15:58 0 comentarios

Hoy me he levantado con ganas de tocar las narices. Porque sí, porque hace mucho, porque me da la gana y porque yo lo valgo.


Voy a hablaros de mi país, un lugar absurdo e imposible en el que los comunistas se hacen pasar por demócratas, los liberales de salón no renuncian a la sanidad pública mientras defraudan el IVA y la mitad de sus habitantes se quiere inventar una historia paralela y renunciar a su auténtico legado.

Un país dónde todo el mundo, en definitiva, se siente legitimado para contar su propia versión de la historia, pues, al fin y al cabo, la inmensa mayoría ni la conoce ni le importa lo más mínimo con tal de contar su versión de los hechos.

El camarero del bar de mi calle dice que se irá de España si gana las elecciones Unidos-Podemos aunque no se haya leído su catálogo de ideas.

El nuevo de contabilidad me llama facha, aunque no sepa ni que significa, ni que fue el fascismo. Al fin y al cabo todo el que no piensa como él es un “facha de mierda”. Por cierto, el se considera muy demócrata porque un par de veces ha ido a un par de actos a votar a mano alzada algo sobre lo malos que son los bancos y se ha creído que la democracia asamblearia ejercida solo entre los de la misma cuerda es una democracia real. Al fin y al cabo ¡a quien le importa lo que piensan los fachas de mierda!.

Vivo en un país en el que el líder del partido socialista con más historia se enorgullece de una estirpe en la que hasta sus cuatro abuelos eran socialistas. ¡Viva la diversidad!, ¡viva la confrontación de ideas!.

Vivo en un país en el que hay gente que se muestra “de un partido” como yo me muestro hincha del Real Sporting de Gijón. Viva el sentido común y la razón lógica.

Vivo en un país en el que los socialistas apoyan dictaduras y los nuevos adalides de la democracia popular se muestran en contra de la única democracia de Oriente medio.

Vivo en un país en el que los grandes defensores de los derechos del colectivo LGBT apoyan públicamente regímenes en los que serían ejecutados por el mero hecho de ser o existir.

Vivo en un país en el que los autónomos y pequeños empresarios aún me ofrecen servicios sin cobrarme el IVA.

Vivo en un país en el que hay empresarios que no entienden que sus trabajadores no son esclavos y tienen derecho a irse a casa a la hora de salida que figura en su convenio, que el dinero no motiva y que pagar en negro es un delito y una inmoralidad.

Vivo en un país en el que las reformas laborales se miden en indemnizaciones en los despidos sin que a nadie se le haya ocurrido nada diferente en 40 años.

¿Y de quien es la culpa de todo esto y más?. Pues tuya…

Y mía…




Porque lo hemos consentido y fomentado, porque nos quejamos de corrupción y vivimos en una sociedad corrompida desde los cimientos en la que existen profesiones (legales) cuya tarea básica es sobornar y fomentar el cohecho impropio, en la que los nuevos demócratas de catálogo y color morado pueblan sus filas de militantes que tienen asistentas que limpian y planchan y a las que no dan de alta en el sistema y hay otro partido nuevo y naranja que ha desarrollado un culto a la personalidad del líder que es en sí misma una perversión de lo que dicen defender

Vivo, en definitiva, en un país que parece de fantasía pero que es dolorosamente real y en el que los comunistas dicen ser demócratas, los liberales utilizan servicios públicos, los socialdemócratas apoyan dictaduras, los centristas ponen líneas rojas a la negociación y los cristianodemócratas pecan constantemente por acción y omisión de avaricia, hurto, robo y latrocinio.

Pero todo esto no importa, porque en mis pais, uno en el que mi voto vale mucho menos que el de un analfabeto de Palencia o un premio Nobel de Soria (si lo hubiera) por el mero hecho de vivir en Madrid, el 90% de la población no sabe que es un comunista, un socialdemócrata, un centrista, un liberal o un cristianodemócrata.

Aquí no se cumple un hombre un voto, aquí no hay división de poderes, aquí no hay igualdad.

Aquí hay discriminación efectiva por razón de nacimiento y lugar de residencia. Aquí se quiere prohibir el uso del pañuelo como identificación religiosa pero consentir el crucifijo o el pañuelo palestino.

Y aún así, aquí estamos, trabajando sin recursos porque otros los han saqueado, sin ideas porque los que han estado antes se han encargado de idiotizar a las generaciones a su cargo y sin futuro porque mañana será mucho peor que hoy.

Pero somos la leche, ¡vamos a ganar la Eurocopa!

Capitán Rábano

Autor

Y sigo probando.

0 comentarios:

Publicar un comentario